¿El misterioso Oumuamua puede ser una nave alienígena?

Martes, 06 Nov, 2018

La "nave" fue observada por primera vez en octubre del 2017, desde un principio astrónomos afirmaron que se trataba de un 'cometa' o un 'asteroide'; pero luego de más de un año de estudió se determinó que no cuenta con las características de estos objetos.

Los científicos de la Universidad de Harvard llegaron a postular que el objeto "puede ser una sonda enviada intencionalmente a la vecindad de la Tierra por una civilización alienígena", anticipó NBC.

Aunque los científicos afirman que lo más posible es que el Oumuamua sea tan solo un cometa o un asteroide, Loeb seguirá aplicando las palabras de Sherlock Holmes: "Cuando has excluido lo imposible, lo que queda, por improbable que sea, debe ser la verdad".

En ese sentido, si bien los especialistas no dicen que fue mandada directamente por extraterrestres, afirman que "luego de un análisis cuidadoso del modo en que el objeto interestelar aceleró mientras pasó el Sol a toda velocidad, dicen que Oumuamua podría ser una nave espacial movida por el espacio mediante la luz que cae en su superficie".

Loeb y Bialy lo describieron así: "Si consideramos un origen artificial, una posibilidad es que Oumuamua sea una vela solar, que flota en el espacio interestelar como escombros de algún equipo tecnológico avanzado".

La teoría se basa en la "excesiva aceleración" del objeto o en el inesperado impulso a su velocidad a medida que recorría y finalmente abandonaba nuestro sistema solar enero de 2018. "De manera alternativa, un escenario más exótico es que Oumuamua sea una sonda totalmente operativa", expresan según cita Universe Today. "Pero su forma chata y estirada, que se ha comparado con un cigarro, no se ajusta a cuerpos o fenómenos conocidos". La nave podría estar siendo impulsada por una vela solar. "Su origen podría ser natural o artificial".

Oumuamua, de unos 400 metros de longitud, ahora está más lejos de nuestro Sol que Júpiter y se aleja del sistema solar a aproximadamente 64 mil kilómetros por hora. Pero Loeb dijo que haber observado el objeto debería lanzar a los astrónomos a buscar otros similares.