Glas permanece en hospital por quebranto de salud

Jueves, 08 Nov, 2018

El exvicepresidente de Ecuador Jorge Glas, en huelga de hambre desde hace 16 días para protestar por su traslado a una prisión fuera de Quito, será movilizado a un hospital tras sufrir aparentemente un deterioro de salud.

El gobierno ecuatoriano informó entonces que Glas era llevado a Latacunga por "razones de seguridad".

El exvicepresidente fue el responsable de los sectores estratégicos de Ecuador durante el gobierno de Correa, quien también está en la mira de la justicia por el secuestro de un opositor ocurrido en Colombia en 2012.

Tanto Glas como Alvarado son considerados dos de los dirigentes más leales a Correa, a quien el gobierno de Moreno, considera "el primer prófugo" de la Justicia.

Esos médicos consideraron que "por precaución y seguridad" debía ser trasladado a una unidad médica, indicó Ramos al señalar que llegó al Hospital Carlos Andrade Marín porque Glas tiene allí una historia clínica.

El defensor del exmandatario aseguró que la vida de Glas corre peligro y responsabilizó a las autoridades por el estado actual de su salud.

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa confirmó la información a través de esa misma red social: "La salud del vicepresidente Jorge Glas se complicó. ¡Se han violado todos sus derechos!", advirtió. En esa ocasión Cuesta habló sobre las condiciones en las que está recluido Glas, en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga. "Lo llevan de emergencia a hospital", escribió.

Además, en el comunicado se manifiesta que "el último chequeo médico demuestra que se encuentra estable, pero que para precautelar su salud será trasladado a una casa asistencial médica para un proceso de alimentación intravenosa".

Glas, quien fue condenado en diciembre de 2017 a seis años de prisión por encontrarlo culpable de 'asociación ilícita' en el megacaso de corrupción de Odebrecht, se declaró en "huelga de hambre indefinida" desde hace 18 días.

En el informe, aseguraron que el martes 30 de octubre sufrió un quebranto en su salud y fue atendido por el personal de salud, de igual manera aseguraron que los médicos del centro carcelario realizan monitoreo tres veces al día y debido a la huelga de hambre se autorizó el ingreso diario de su esposa.