Trump amaga con tomar represalias si es investigado

Jueves, 08 Nov, 2018

La Cámara de Representantes actual está conformada por 193 legisladores demócratas, 236 republicanos y 6 vacantes, lo que le daba el control al Gobierno de Trump pues se necesitan 218 curules para controlar la Cámara baja.

En cuanto a la victoria demócrata en la Cámara de Representantes y la posibilidad de que desde ahí inicien investigaciones en su contra, amenazó con negarse a cooperar con los demócratas en temas legislativos a la vez que evaluó que si eso ocurre, le otorgará puntos políticos de cara a las elecciones presidenciales de 2020.

En las elecciones de medio término, dos años después de ganar la Casa Blanca, Trump y sus camaradas republicanos ampliaron su mayoría en el Senado, tras una campaña polarizada marcada por fuertes choques sobre raza, inmigración y otros temas culturales. "Especialmente durante este gobierno de Trump, y seguirá avanzando".

Tras la derrota republicana en la Cámara Baja, está claro que el mandatario no aparcará su tono combativo.

Si los demócratas en la cámara le envían citatorios judiciales "nosotros les haremos lo mismo a ellos", dijo Trump en conferencia de prensa. "Creo que sería extremadamente bueno para mí políticamente, porque creo que soy mejor en ese juego que ellos", agregó.

Con los triunfos de Braun y Blackburn, los republicanos tienen garantizados ya 44 de los 100 escaños del Senado.

Los republicanos incrementaron su mayoría en la cámara alta con el respaldo de la misma coalición de votantes que llevó a Trump a la Casa Blanca hace dos años: blancos sin formación universitaria, especialmente hombres, en estados más conservadores y rurales.

Trump ha desechado la tradición presidencial de publicar anualmente su declaración de la renta, e insistió en que esos documentos "están bajo auditoría" y son tan complejos que "la gente no los entendería".

Según Aristimuño, Trump se ha buscado los problemas con la oposición al no ser "transparente" y no respetar su cargo en el Ejecutivo.

Nancy Pelosi, quien probablemente sea la presidenta de la Cámara de Representantes, asegura que la prioridad en la lista es un paquete de medidas de ética y reforma electoral.

Una veintena de líderes del Partido Demócrata exigen "rostros frescos" en puestos de liderazgo, aunque un mayor número está "endeudado" con Pelosi por su espaldarazo en la contienda.

Los candidatos que adoptaron el mensaje de Trump "tuvieron un desempeño sobresaliente" y aquellos que no, flaquearon, afirmó.

Los demócratas realizarán unas elecciones internas el próximo 28 de noviembre, con la meta de someter a voto el futuro de Pelosi en pleno de la Cámara Baja el próximo 3 de enero.

Pelosi, conocida por su enorme habilidad para recaudar fondos y mantener la disciplina de partido en las votaciones en el Congreso, se apoyó en dos latinos para elaborar la victoria demócrata en las urnas, aprovechando el descontento de las mujeres y minorías contra Trump.

De la mano del rechazo al presidente Donald Trump, los demócratas esperan tener unos resultados similares a los comicios de 2006, cuando se hicieron con 31 escaños ocupados por el Partido Republicano en medio del descontento de los votantes con el entonces presidente, George W. Bush, y la guerra de Irak.