Pensionado quiere cambiarse legalmente la edad para conseguir más citas en Tinder

Viernes, 09 Nov, 2018

El holandés Emile Ratelband, de 69 años, ha iniciado una batalla judicial para poder quitarse al menos veinte años del documento de identidad porque considera que sufre "discriminación" por una edad que "no se ajusta" a su físico.

Emile asegura que se siente como una persona de 49 y que los propios médicos le indican que su salud justamente es la de una persona de esa edad, por lo que recientemente se presentó frente a los encargados del registro civil, a quienes le solicitó que cambiaran su fecha de nacimiento del 11 de marzo de 1949 a 11 de marzo de 1969.

"Como tengo 69, estoy limitado".

"Vivimos en una época en que puedes cambiar tu nombre y tu género. ¿Por qué no puedo yo cambiar mi edad?", ha dicho Ratelband. Ratelband se describe a sí mismo como un "dios joven". "Si tengo 49 años, entonces puedo comprar una casa nueva, manejar un auto diferente", aseguró el hombre.

"Cuando estoy en Tinder y digo que tengo 69, no recibo una respuesta".

"Me siento joven, en forma, delgado, y quiero que todo esto sea reconocido legalmente ya que me siento ofendido, perjudicado y discriminado por mi edad", declaró este jueves a la AFP Ratelband, 'coach' personal "especializado en el desarrollo y la conciencia de sí mismo". Según el propio Ratelband, los médicos le han dicho que él tiene el cuerpo de un hombre de 45 años.

Ratelband puso como ejemplo "lo poco que se liga en (la red social de citas) Tinder" con su edad real porque "ninguna mujer" le invita a un encuentro en "estas condiciones" ni contesta a sus peticiones. "Cuando tenga 49, con la cara que tengo, estaré en posición de lujo", aseguró. El tribunal de Arnhem debe tomar una decisión sobre el original suceso en las próximas cuatro semanas.

A su juicio, su rejuvenecimiento jurídico beneficiaría al Gobierno puesto que está dispuesto a renunciar a su pensión hasta que volviera a alcanzar la edad de jubilación.

Sin embargo, de inmediato le preguntó al hombre si sus progenitores estarían contentos al saber que modificó su día de nacimiento y que 20 años de su vida serían borrados.