El republicano DeSantis será el próximo gobernador de Florida

Sábado, 10 Nov, 2018

En un tuit posterior ya a bordo del Air Force One, Trump llamó a Marc Elías, el letrado contratado por el demócrata Bill Nelson, rival de Scott, para asesorarle en el proceso, como el "mejor abogado de robo de elecciones" y aseguró que fue solo después de que él llegase cuando "milagrosamente se comenzó a encontrar votos demócratas".

Y DeSantis consiguió el 49,9% de los votos para la gobernación contra el 48,9% de Gillum, quien, de haber ganado, hubiera sido el primer gobernador afroamericano del estado.

El candidato, que ofreció la rueda de prensa desde la Mansión del Gobernador, un domicilio oficial, aludió alarmado sobre la aparición de unas 15.000 cédulas de votación en Palm Beach, a cuya supervisora electoral, Susan Bucher, también ha entablado una demanda, que como en Broward las ha interpuesto como candidato.

Pero el recuento no es automático.

El candidato demócrata Andrew Gillum reconoció la victoria a su contrincante republicano, Ron DeSantis. Es decir, que el resultado se definió por apenas 78 mil votos, un escenario muy similar al que se definió en Florida en la elección de 2016, donde el presidente Donald Trump logró vencer a Hillary Clinton por un margen de votos del 1.2 por ciento.

Según los últimos datos oficiales, aun no definitivos, ahora solo separan a DeSantis y Gillum 38.515 sufragios (0,47 puntos), una diferencia significativamente menor a los casi 80.000 votos que había el martes cuando el republicano se proclamó ganador y el demócrata no cuestionó esa declaración.

La campaña de Nelson dijo que planea enviar observadores electorales a los 67 condados de Florida y también que se acercaría a los partidarios que reportaron problemas para emitir sus votos.

Tanto este último como DeSantis contaron con un amplio respaldo del jefe de la Casa Blanca, quien solo la semana pasada realizó dos mítines en el estado para resaltar a los candidatos republicanos y criticar a sus rivales demócratas.

La batalla electoral en la Florida no se detiene y ahora se ha extendido a la carrera por la gobernación.

Esto haría recordar la batalla entre George W. Bush y Al Gore que el mundo vio en el año 2000, en la que el republicano ganó Florida y con ello la presidencia de Estados Unidos.

"A pesar del hecho de que estamos un poco por debajo en los números, estamos esperanzados de que todos los votos se contarán en esta contienda para así estar seguros de que cada uno de nosotros podemos estar extremadamente seguros de lo que todos hicimos y decidimos en esta elección", aseguró Gillum en un vídeo colgado en Facebook.

Trump felicitó al republicano a través de su Twitter.