Hallan imagen más antigua de animal en una cueva remota de Indonesia

Sábado, 10 Nov, 2018

Hace al menos 40.000 años, alguien se tomó la molestia de abrirse paso por el paisaje abrupto y escarpado de Borneo, en el sudeste de Asia, para acceder a una cueva colgada de un acantilado y pintar en su techo un animal. Parece ser un banteng ('Bos javanicus lowi'), una especie que todavía existe en el país, con una lanza en un flanco. Las más antiguas representan grandes animales coloreados con pigmentos naranjas y rojizos, así como manos también rojizas pintadas con la técnica del estarcido -que se basa en poner una mano sobre una pared, coger el pigmento en la boca y soplar, de modo que en la pared quede la silueta de la mano-. Es "cualitativamente distinto" de las pinturas más antiguas encontradas en Europa y en África, que consisten en trazos geométricos o improntas de manos y que no representan el entorno natural ni las vivencias de los humanos prehistóricos.

Según investigadores de la Universidad de Griffith (Australia), responsables del estudio, el hallazgo demuestra que las producciones rupestres, una de las más importantes innovaciones en la historia cultural humana, no surgieron solo en Europa como se creía. Al mismo tiempo, o quizás antes, el llamado arte de la Edad de Hielo también se hacía en el extremo opuesto del mundo. Pero su verdadera antigüedad no se conocía con precisión. Uno de estos contornos data, según el estudio, de hace 51.800 años.

La primera pintura de la historia tiene al menos 40.000 años y allí aparece un animal que no se pudo identificar coloreado con tonos rojizos y anaranjados, informó la agencia de noticias DPA. En otra fase, con pinturas más jóvenes que las anteriores, se pueden ver plantillas de mano color morado y motivos intrincados, junto con las primeras representaciones de humanos. "Pero el hecho de que gran parte de ellas se encuentren en lugares de difícil acceso, donde las personas normalmente no viven, sugiere un elemento 'ritual' en su creación", explica. "Estuvimos solos durante mucho tiempo teniendo las mejores pruebas de un arte figurativo temprano: instrumentos musicales, imaginería mítica y ornamentos tridimensionales en la Jura de Suabia, una sierra al suroeste de Alemania". En las cuevas de Europa se advierte una transición similar en los temas del arte rupestre. En 2014, el equipo de expertos al frente de esta investigación descubrió en la isla de Célebes (cercana a Borneo) arte figurativo de 35.000 años de edad y estarcidos realizados 40.000 años atrás en el Pleistoceno. Lo que parece claro es que la capacidad de hacer arte no surgió en un único lugar del mundo.