Masacre y terror en bar de California; al menos 13 muertos

Sábado, 10 Nov, 2018

En el interior del bar se celebraba una fiesta juvenil.

Un tiroteo ocurrido poco antes de la medianoche en un bar de Thousand Oaks (California, EE.UU.), a unos 55 kilómetros al noroeste de Los Ángeles, tuvo como saldo doce muertos, entre ellos un policía, y veinticinco heridos, además del suicidio del atacante, identificado como Ian David Long. En el tiroteo perdieron la vida 12 personas, entre los que se encuentra un agente de policía, y varias personas resultaron heridas.

"Es una escena horrible allí", dijo Dean, quien se atragantó por la angustia en un momento mientras hablaba con periodistas en el estacionamiento del bar.

Dean explicó que la Policía ha tenido “contacto con Long a lo largo de los años por eventos menores”.

Nicholas Champion fue una de las personas que salvó con vida en los dos ataques y que entregó su testimonio, asegurando que pese a lo experimentado igualmente intentó ayudar a otros luego del ataque.

"Disparó mucho, al menos una treintena de veces".

El atacante "no dijo ni una palabra". Uno de sus amigos la empujó hacia un balcón exterior para que pudiera escapar de los disparos. "Te amo. Hablaré contigo más tarde", le había dicho Helus a su mujer durante la charla.

Un testigo dijo a la filial local de la cadena ABC que vio a un sospechoso, con barba y sombrero, lanzar granadas de humo y atacar a un vigilante de seguridad, antes de comenzar a disparar indiscriminadamente.

'La gente trataba de salir por las ventanas', relató un testigo. Algunos lograron huir Los estudiantes que lograron huir han descrito las escenas de pánico que se vivieron en el interior del bar. Entre ellos un policía y el autor de la masacre. Entre las víctimas hay un policía, que recibió varios tiros al entrar en el lugar. Foto EFE/ Mike Nelson Matt Wennerstorm, se dirige a la prensa tras sobrevivir al tiroteo del bar Borderline en la localidad de Thousand Oaks, California, Estados Unidos.

Este fue el tercer tiroteo con víctimas múltiples en Estados Unidos en menos de dos semanas, seis días después de la muerte de dos mujeres en una clase de yoga en Tallahassee, Florida, y 12 días después de que un hombre armado mató a 11 personas en una sinagoga en Pittsburgh, gritando "todos los judíos deben morir".