Michelle Obama tuvo a sus dos hijas 'in vitro'

Sábado, 10 Nov, 2018

"Nos sentamos en nuestro propio dolor, pensando que de alguna manera estamos rotos", agregó la esposa de Barack Obama en la entrevista en la que explicó que "esa es una de las razones por las que creo que es importante hablar con las madres jóvenes sobre el hecho de que ocurren abortos involuntarios".

"Sentí que había fallado porque no sabía qué tan comunes eran los abortos espontáneos, porque no hablamos de ellos", indicó Michelle Obama en una entrevista con el programa "Good Morning America" de esa cadena televisiva, que se emitirá entera este domingo.

El libro promete muchas más sorpresas, entre ellas comentarios a tono personal de Obama sobre el actual presidente Donald J. Trump. Las memorias escritas por ex primeras damas, incluidas Hillary Clinton y Laura Bush, suelen ser éxitos de ventas.

A partir de esto, Donald Trump reaccionó y, en su estilo, le respondió a Obama asegurando que "le pagaron mucho dinero por escribir un libro y siempre esperan una pequeña controversia".

Becoming (título en inglés) es la historia de la tataranieta de un esclavo que llegó a ser primera dama del país más poderoso del mundo (y que mantuvo la segregación racial en su sociedad hasta la década de los sesenta del siglo XX).

"Quedamos expuestos a la xenofobia", dijo Obama.

"Donald Trump, con sus insinuaciones ruidosas e imprudentes, estaba poniendo en riesgo la seguridad de mi familia", dijo.

La exprimera dama Michelle Obama reveló hoy que se sintió "perdida y sola" después de sufrir un aborto espontáneo hace unos 20 años. La que en otro tiempo fuera una abogada de Harvard de reconocido prestigio expone el daño que Trump hizo -y pudo hacer más- a su familia al propagar rumores sobre la legitimidad de la presidencia de Barack Obama basados en que el expresidente no había nacido en Estados Unidos.

La ex primera dama menciona la crudeza de ser consciente como mujer del llamado reloj biológico.

"Me di cuenta de eso cuando tenía 34-35 años". Hace 20 años sufrió un aborto involuntario, y después, tuvo que recurrir a la fecundación in vitro para quedarse embarazada de sus hijas Malia y Sasha. Durante esa época, su marido estaba volcado en su carrera política y ella se quedaba en casa sola administrándose por vía intravenosa el tratamiento de fertilidad.