Un McDonald's, el protagonista inesperado de la final Boca-River

Sábado, 10 Nov, 2018

Esta vez, el escenario es inmejorable, la gran final de la Copa Libertadores... ¿Qué más podríamos pedir? Algunos, tal vez, no entienden la dimensión de este partido, pero para ponerlo en perspectiva, para darle un punto de comparación solamente, imaginemos un Barcelona vs Real Madrid en una final de Champions y jugando en el Camp Nou y en el Bernabéu. El equipo xeneise tampoco destacó en cuanto a goles a favor, consiguiendo apenas 8 en sus 6 partidos disputados, y permitiendo 4 en contra, para una diferencia goleadora de +4. Boca ganó 2 partidos en esta fase de grupos, contra Junior y Alianza Lima, empató 3 y perdió 1 partido.

Para Boca esta posibilidad de sumar su séptima Copa Libertadores como visitante en el estadio del eterno rival supone reponerse de un ciclo de cuatro años adversos en los enfrentamientos contra River.

Actualmente, tanto Boca Juniors como River Plate no pelean por el liderato de la Superliga Argentina.

Así las cosas, por ejemplo, si Boca Juniors gana 2-1 como local y River se impone 1-0 en la vuelta, el duelo seguirá en alargue y si se mantiene el empate, habrá penales. La publicación fue realizada con el hashtag #JuntosSomosMásGrandes y el título "Una misma ilusión, dentro y fuera de la cancha". No vale eso de "la fiesta del fútbol" o que "gane el mejor".

El 'Xeneize' llega a esta instancia al dejar en el camino al Libertad paraguayo (2-0 y 4-2) y a los brasileños Cruzeiro (2-0 y 1-1) y Palmeiras (2-0 y 2-2). Eso sí, en el último superclásico ante Boca se impuso por 0-2 en la Bombonera.

En los últimos días, las redes se inundaron de promesas de parte de hinchas de los dos equipos.

El partido de vuelta se disputará el domingo 24 de noviembre en el Monumental, con la presencia en el palco del presidente de la FIFA, Gianni Infantino.