Llegaron al país los restos de un caído en Malvinas

Jueves, 06 Dic, 2018

Los restos del capitán de la Fuerza Aérea, Luis Darío José Castagnari, los cuales fueron identificados en las Islas Malvinas, ayer en horas de la mañana salieron desde las mismas y tras hacer una escala en la ciudad de Comodoro Rivadavia, a última hora arribaron a su destino en Córdoba.

Se trata del segundo caído cuyos restos vuelven al continente desde el cementerio de Darwin luego del enfrentamiento bélico, el primero fue el piloto Fernando Juan Casado, cuyos restos fueron reconocidos en 2008 tras estar 22 años en la Policía de las islas sin conocer la identidad. Los acompañan Natalia Curcio, secretaria del embajador británico en Buenos Aires, Mark Kent; y Pablo Nicoletti, director de compras de Aeropuertos Argentina 2000, la empresa encargada de la logística y el costo del traslado. Así se lo había pedido el propio capitán post mortem a su mujer.

Mañana se realizará un homenaje en el que participará el Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, Brigadier General "VGM" Enrique Víctor Amrein, junto a familiares del Capitán Castagnari y personal militar y civil de la Institución. Luis Darío José Castagnari fue trasladado desde el cementerio de Darwin hasta Río Cuarto.

En el acto de este jueves se brindarán los Honores Militares "para este condecorado héroe de nuestra Nación", expresó la Fuerza Aérea.

El militar nació en General Cabrera, Córdoba.

María Cristina durante su viaje a las islas en 2015 se abrazó a la cruz de su marido y le pidió perdón "por no haber podido cumplir con la promesa que le había hecho cuando partió hacia la guerra". Habrá discursos y honores militares. Antes de partir a la batalla su marido, entonces teniente primero, le había pedido: "Si no vuelvo, quiero que traigas mi cuerpo y me entierres junto a Gustavito". En representación del gobierno nacional estará el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

La tumba del capitán cordobés siempre estuvo identificada en Darwin, desde que el coronel inglés Geoffrey Cardoso diseñó y armó el cementerio argentino tras la Guerra de 1982, pero el plan humanitario que posibilitó este año la identificación de 105 soldados abrió paso para que el deseo de la familia Castagnari se pudiera concretar solo ahora.