García Juliá, el pistolero de la extrema derecha que no miraba atrás

Sábado, 08 Dic, 2018

La policía de Brasil ha detenido a Carlos García Juliá, uno de los autores de la matanza de los abogados de Atocha de 1977, y que se encontraba en búsqueda y captura por una orden emitida por la Audiencia Nacional, según han confirmado a Europa Press fuentes policiales.

García Juliá trabajaba en São Paulo como conductor de Uber. Usaba un coche alquilado con el nombre de su mujer, de nacionalidad brasileña y por lo que parece ajena a la vida anterior de su marido.

García Juliá fue localizado en San Pablo gracias a las investigaciones de las policías Nacional española y Federal brasileña y el apoyo de Interpol. La Fiscalía española va a solicitar su extradicción por considerar que el caso no ha prescrito.

Desde entonces, se iniciaron gestiones mas intensas para dar con su paradero, que determinaron en julio pasado que podría encontrarse en Sao Paulo, donde residía bajo la identidad de un tercero con identidad venezolana.

Antes de su arresto, ha informado por su parte la policía española en una nota, García Juliá pasó por otros tres países, Chile Argentina y Venezuela, escondiéndose siempre bajo identidades falsas. Entonces les acribillaron, matando a los abogados laboralistas Enrique Valdelvira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz y Francisco Javier Sauquillo; al estudiante de derecho Serafín Holgado; y al administrativo Ángel Rodríguez Leal.

Su ataque dejo heridos de gravedad Alejandro Ruiz-Huerta, Luis Ramos, Miguel Sarabia y Dolores González Ruiz, esposa de Javier Sauquillo. La alcaldesa ha recordado en Twitter que en algunos tipos de sentencia, es especialmente necesario "que se cumpla el ciclo de la justicia".

Vista general de la sede de la Policía Federal hoy en Sao Paulo. Carlos García Juliá uno de los autores materiales del atentado de 1977 contra un despacho de abogados laboralistas en Madrid ha sido detenido en la ciudad brasileña de Sao Pa
Detienen en Brasil a uno de los autores de la matanza de Atocha

El juicio por la matanza de Atocha se celebró en 1980 y condenó a José Fernández Cerrá y a García Juliá a 193 años como autores materiales. El hecho conmocionó al país y pasó a la historia de la Transición como "la matanza de Atocha".

El atentado fue cometido -según el fallo de la sentencia posterior- por un grupo "activista e ideológico", que rechazaba "el cambio institucional que se estaba produciendo en España".

Ese cambió concluyó un año después con la llegada de la Constitución de 1978.

Los integrantes de aquel comando eran: Francisco Albadalejo, José Fernández Cerrá, Leocadio Jiménez Caravaca y Carlos García Juliá, todos ellos condenados a penas de entre 73 y 193 años.

Fue condenado a 193 años de prisión por la Audiencia Nacional, pero en 1994, tras cumplir 14 años de cárcel y estando bajo libertad condicional, consiguió un permiso de un juez para viajar a Paraguay, donde presuntamente tenía una oferta de trabajo de una naviera.

La Audiencia Nacional había reiterado una petición de entrega de García Juliá en diciembre de 2016, ya que le quedan por cumplir más de 3.855 días (poco más de diez años) en prisión después de que se le revocara la concesión de libertad provisional por el quebrantamiento de condena. Cada año, el 24 de enero, se recuerda en Madrid la masacre con actos en la plaza de Anton Martín, donde una escultura, El Abrazo, de Juan Genovés, rinde memoria a los abogados asesinados y las víctimas del atentado.