Una colisión cósmica puede expulsar al Sistema Solar de la Vía Láctea

Miércoles, 09 Ene, 2019

La Gran Nube de Magallanes está condenada a colisionar con la Vía Láctea, y producto de ese choque podría despertar un agujero negro inactivo que se encuentra en el centro de nuestra galaxia y enviar el sistema solar al espacio interestelar, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Durham (Reino Unido). Por lo general, estos grupos de planetas tienen una vida tranquila y giran alrededor de sus anfitriones durante miles de millones de años.

El estudio concluyó que La Gran Nube de Magallanes tiene el doble de materia oscura de lo que se pensaba y por esta razón perdería más energía de lo que se espera, por lo que los expertos prevén que chocará con la Vía Láctea en 2 mil millones de años, lo que sin duda acabaría con la existencia de la Tierra.

La Gran Nube de Magallanes es una galaxia enana ubicada a 163.000 años luz de la Vía Láctea. Anteriormente, se creería que un fenómeno similar ocurriría dentro de 8 millones de años.

Rotación de una de las galaxias más cercanas a la Vía Láctea, la Gran Nube de Magallanes.

"La colisión de la Gran Nube de Magallanes con la Vía Láctea, convertirá a nuestra galaxia en un núcleo galáctico activo o cuásar, una fuente astronómica de energía electromagnética", añade el historiador.

La catastrófica unión con la Gran Nube de Magallanes podría despertar el agujero negro inactivo de la galaxia, que comenzaría a devorar el gas circundante y aumentaría su tamaño hasta diez veces.

Esta colisión se produciría mucho antes del choque que estaba proyectado de nuestra galaxia con la de Andrómeda, la que se cree puede ocurrir en ocho millones de años más.

El equipo de investigación, dirigido por científicos del Instituto de Cosmología Computacional de la Universidad de Durham que trabaja con la Universidad de Helsinki, en Finlandia, utilizó la simulación del supercomputador de formación de galaxias EAGLE para predecir la colisión.

De acuerdo con los investigadores, esto llevaría a que desde el agujero negro comience a liberarse radiación de alta energía, como si se tratara de fuegos artificiales cósmicos. "Si bien esto no afectará a nuestro Sistema Solar, existe una pequeña posibilidad de que no podamos escapar ilesos de la colisión entre las dos galaxias que podría arrojarnos uera de la Vía Láctea y hacia el espacio intergaláctico".

"Hermoso como es, nuestro universo está constantemente evolucionando, a veces a través de eventos violentos como la próxima colisión con la Gran Nube de Magallanes", señaló el profesor Carlos Frenk, uno de los autores de la investigación.