Brasil, camino a la jubilación privada - opinion

Viernes, 11 Ene, 2019

El nuevo gobierno brasileño estudia "privatizar o liquidar" un centenar de empresas estatales para aliviar la abultada deuda pública, informó este martes el ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas.

"Es muy posible ponerlo en práctica si se tiene en cuenta que muchas son subsidiarias".

En el reportaje concedido hoy a una radio, el Gomes de Freitas sostuvo que algunas compañías serán privatizadas y otras, menos importantes, pueden ser "liquidadas". Para Freitas, haciendo menos oneroso el Presupuesto,"va sobrando dinero para invertir en otras prioridades".

El programa de Bolsonaro prevé un fuerte impulso del plan de privatizaciones anunciado por el exmandatario conservador Michel Temer.

El proyecto del presidente electo este año manifiesta la intención de recortar los déficits y "reducir la deuda pública en un 20% mediante privatizaciones, concesiones" y la venta de propiedades públicas.

La intención del equipo económico de Bolsonaro, dirigido por el ministro de Economía, Paulo Guedes, un liberal formado en la Escuela de Chicago, es reducir a mínimos el tamaño del Estado, acabar con el dirigismo y liberar así las “amarras” que impiden que la empresa privada se convierta en el motor del desarrollo nacional.

"Rápidamente atraeremos inversiones iniciales en torno a los 7.000 millones de reales (1.837 millones de dólares al cambio actual), con concesiones de vías férreas, 12 aeropuertos y 4 terminales portuarios", escribió el mandatario ultraderechista en su perfil de Twitter.

Después de la primera reunión ministerial el pasado jueves, el jefe de gabinete, Onyx Lorenzoni, afirmó que el gobierno venderá algunos de los 700.000 inmuebles que posee.