Buffon desvela que sufrió depresión y ataques de pánico en la Juve

Viernes, 11 Ene, 2019

Actualmente el jugador del PSG está a 19 días de cumplir 42 años, pero él quiere seguir jugando profesionalmente "si es que el PSG está de acuerdo", aclara.

"Tenía 25 años y estaba en una ola de éxitos, pero un día, antes de un partido de la Serie A, fui a Ivano Bordon, el entrenador de porteros, y le dije "Ivano, dile a Chimenti (segundo portero) que caliente y juegue. Había sufrido un ataque de pánico y no estaba en condiciones de saltar al campo".

Sin embargo, como ocurre con muchos de los que alcanzan la cúspide profesional, 'Gigi' también vivió momentos complicados durante su paso por la Juventus, club con el que lo ganó prácticamente todo. Que todos preguntaban por Buffon pero ninguno por Gigi. Fue un momento muy difícil.

Finalmente, y tras la ayuda de psicólogos, pudo salir adelante y continuar sin problemas con su vida. "Tenía la claridad de entender que fue un momento decisivo entre renunciar y enfrentar esas inseguridades que todos tenemos". "Nunca más tuve miedo de mostrarlas ni de llorar, algo que me pasa y que no me avergüenza en absoluto".

Con respecto a sus inicios, Bufffon se describió como un joven que se creía "omnipotente e invencible", hasta que el tiempo lo ubicó en su lugar.

Antes de disputar el Mundial del 2006, en el que salió Campeón con Italia, el mítico Gigi padeció de depresión por sentir que al mundo únicamente le importaba el futbolista y no el ser humano.

"No drogarse, no doparse, no buscar cosas fuera fueron principios que mis padres me inculcaron temprano. A los 17 años, cuando en una discoteca me metieron una pastilla en los labios, supe cómo y por qué decir que no", agregó.

Con respecto a la violencia que se vive en el fútbol italiano, Buffon pidió no "castigar" al deporte y contó que cuando era un niño seguía al Carrarese, equipo de la tercera división, y se juntaba con los ultras: "Conocí a gente de la que hablo". Por ejemplo, en la entrevista se refirió a la crisis migratoria que afecta a Europa y que ha provocado el crecimiento popular de muchos partidos de ultraderecha.