UE rebaja pronósticos de crecimiento e inflación de la zona euro

Domingo, 10 Feb, 2019

La Comisión Económica ha rebajado una décima su previsión de crecimiento, hasta el 2,1%, una décima menos de lo esperado por el equipo del okupa Pedro Sánchyez.

En su nueva estimación, el Ejecutivo comunitario también sitúa el crecimiento de 2018 en el 2,5%, medio punto menos que el registrado en 2017, y una décima menos que lo proyectado en otoño.

Esta desaceleración, explica, se debe sobre todo a una minoración del consumo privado, que crecerá menos que la renta disponible, a medida que la demanda embalsada durante la crisis se vaya absorbiendo y los hogares incrementen sus tasas de ahorro.

En el texto sobre España, el Ejecutivo comunitario explica que en los próximos meses continuará la desaceleración de la economía a medida que el ciclo "madura", pero también advierte de que España se enfrenta a riesgos relacionados principalmente con un entorno global "más débil de lo esperado" y una incertidumbre "creciente" tanto a nivel interno como externo. Bruselas reduce también tres décimas la previsión para la segunda economía, Francia, al 1,3%.

Las previsiones macroeconómicas de invierno del Ejecutivo comunitario también revisan a la baja el crecimiento del PIB en 2020 tanto en los diecinueve países que comparten la moneda única (hasta el 1,6%) como en los Veintiocho (al 1,7%).

En todo caso, España seguirá creciendo por encima de la media de la eurozona (1,3% en 2019 y 1,6% en 2020, según las estimaciones publicadas hoy) y la Unión Europea (1,5% y 1,7%, respectivamente).

La Comisión Europea anunció este jueves mediante un comunicado de prensa que se prevé que la economía europea crezca por séptimo año consecutivo en 2019, con previsiones de expansión en todos los Estados miembros.

Por su parte, la creación de empleo se reducirá entre otras cosas por el efecto amortiguador esperado del aumento en el salario mínimo hasta los 900 euros en 14 pagas.

La CE también hizo referencia a otros aspectos que tendrán un impacto negativo en el incremento del PIB y señaló que las "preocupaciones" por el vínculo entre los bancos y la deuda pública, así como por la sostenibilidad de la deuda "están resurgiendo en algunos países de la eurozona".

La rebaja con respecto a la estimación previa "se debe esencialmente a una contribución un poco menor de las exportaciones de lo que se esperaba en otoño", un factor general en la UE, recordó. "El crecimiento debería de repuntar gradualmente en el segundo semestre de este año y en 2010".

En cualquier caso, indicó que la economía europea se seguirá beneficiando de "mejores condiciones del mercado laboral, condiciones de financiación favorables y unas políticas presupuestarias ligeramente expansivas".

En cuanto a la inflación, la Comisión espera que en España se reduzca al 1,2% en 2019 debido al efecto de los precios del combustible, y que repunte al 1,5% en 2020, tras haber cerrado 2018 en el 1,7%. En noviembre Bruselas auguraba un crecimiento para los países del euro del 1,9% para 2019 y del 1,7% para 2020.

Esta previsión refleja los pobres resultados de las economías más grandes, en especial Alemania, para la que el pronóstico bajó de un crecimiento de 1,8% a un 1,1% de crecimiento este año. Pese al débil crecimiento del comercio mundial, las previsiones apuntan a un aumento de las exportaciones españolas en 2019 y 2020 mientras que las importaciones registrarán un retroceso.

"La posibilidad de un Brexit perturbador crea incertidumbre adicional", precisó Dombrovskis, cuando el temido escenario de un divorcio sin acuerdo el 29 de marzo, contra el que advirtieron organizaciones económicas, gana fuerza en Reino Unido y en la Unión Europea.