El Gobierno español da por roto el diálogo con los independentistas catalanes

Lunes, 11 Feb, 2019

La Vicepresidenta fue tajante: "Las propuestas de diálogo del Gobierno no han sido aceptadas por los independentistas".

Ante la poca colaboración que según el Gobierno ofrecen las fuerzas conservadoras, que "no han arrimado el hombro -ha dicho-", y el rechazo de los nacionalistas a su oferta de diálogo, la vicepresidenta ha avanzado que a partir de ahora su empeño y esfuerzo estará en que los presupuestos generales del Estado salgan adelante.

El Gobierno de Pedro Sánchez dio por rota públicamente la negociación abierta con los partidos independentistas de Cataluña después de que estos rechazaran sentarse a dialogar en el marco "constitucional" que se les ha planteado. Así, ha admitido este viernes que aunque la misión del Gobierno siempre ha sido dialogar para encontrar una solución en Cataluña, ésta no ha sido posible, y ha culpado a la derecha y a los independentistas de ello. "Si los demás no lo ven, lo que sí tiene de valor los Presupuestos es que las enmiendas de devolución se votarán conjuntamente y todos los grupos tendrán que explicar a los ciudadanos por qué en su agenda política no se incluye ni siquiera debatir sobre unos Presupuestos buenos para el país", ha asegurado, presentando el relato del Gobierno y del PSOE a partir de ahora para desmentir que haya aceptado cesiones a los independentistas a cambio de que le aprueben las cuentas.

La gravedad de la situación se dejó ver en el rostro de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que tras un largo Consejo de Ministros instó a los partidos secesionistas a seguir dialogando dentro del marco legal.

Agencias | La decisión, que la vicepresidenta enmarca en el rechazo de los separatistas a las condiciones trazadas por el Gobierno, llega tras días de críticas de la mayoría de partidos de la oposición, así como de miembros destacados del PSOE.

Tras destacar que el Gobierno de Pedro Sánchez ha recuperado la Comisión bilateral del Estatuto con Cataluña, llamando "irresponsable" al anterior Gobierno por no haberla reunido en 7 años, ha recordado que el Ejecutivo se ha reunido con la Generalitat en dos ocasiones y han mantenido otra serie de contactos telefónicos y para intercambiar documentos. "Este Gobierno no aceptará nunca un referéndum de autodeterminación", ha escrito el presidente del Gobierno.

Además, ha hecho notar que el independentismo catalán "tampoco acepta que la canalización del diálogo sea en los términos estrictos de las posibilidades legales" y en lo que ella ha descrito como un "intento democrático político constante" del Gobierno socialista para que fructifique. "Constitución", concluye el tuit en el que retuitea un mensaje de La Moncloa con el documento con la propuesta del Ejecutivo para Cataluña, dado a conocer hoy tras el Consejo de Ministros.

Esto último es algo no excluido explícitamente en el texto de la Moncloa, que afirma que "en la mesa de partidos cada uno de los participantes planteará sus propuestas de resolución y proyecto político, con total libertad, sobre el futuro de Cataluña con el fin de consensuar una propuesta política y democrática”".

A su juicio, estos foros "amplían" los espacios de diálogo ya existentes en el Congreso de los Diputados y el Parlament "y se hace efectivo el objetivo de analizar las propuestas que se sometan a debate y aprobación". "La salida política de Cataluña tiene que ser en el marco propio del Estado de Derecho y de la democracia", ha incidido. "Del mismo modo ayudaría a crear las condiciones idóneas para el diálogo, daría fe de los acuerdos alcanzados y determinaría el seguimiento de su aplicación".

A Pedro Sánchez le han entrado el vértigo. "La sociedad catalana es mayoritariamente defensora no sólo de la convivencia a través del diálogo y del respeto, sino que no es independentista", defendió Calvo ante la prensa, en alusión al resultado de las últimas elecciones de la región. La constitución de la mesa y esa figura de coordinación debería quedar definida antes de acabar febrero.