Anuncian acuerdo presupuestario tentativo sobre muro fronterizo de Donald Trump

Martes, 12 Feb, 2019

El compromiso legislativo negociado y definido por los legisladores republicanos y demócratas, integrantes del Comité de Apropiaciones de la Cámara Representantes y Senadores, busca evitar el cierre del gobierno federal cuyo plazo vence este viernes 15 de febrero.

Eso significaría un total de 88 kilómetros (55 millas) de nueva valla fronteriza, y no un muro de concreto, pero mucho menos que los 344 kilómetros (215 millas) que la Casa Blanca exigía en diciembre.

El presidente Donald Trump está tratando de dar la vuelta al debate en torno al muro fronterizo entre Estados Unidos y México en su beneficio político mientras su promesa estrella amenaza con convertirse en un modelo de compromisos incumplidos.

Anteriormente, el presidente indicó que El Paso se volvió una ciudad segura gracias a que se construyó un muro y se convirtió en un modelo de lo que podrían ser otras ciudades de la frontera, sin embargo, las autoridades de la ciudad desmintieron la versión e indicaron que se volvió segura por el trabajo en conjunto contra el crimen. "Llegamos a un acuerdo en principio", afirmó el republicano Richard Shelby, presidente de la Comisión de Asignaciones Presupuestarias del Senado, rodeado por un grupo bipartidista de legisladores de ambas cámaras.

Justo este lunes, en su primer rally de 2019, el ocupante de la Oficina Oval viajó a la ciudad de El Paso, en Texas, con el objetivo explícito: el tema fronterizo.

Trump arremetió contra un plan de los demócratas para limitar el número de camas que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) puede mantener en sus centros de detención. "Ciertamente esperamos que así sea".

Trump no ha dado una respuesta definitiva al respecto, y el lunes por la noche solo dijo ante una multitud de simpatizantes en un mitin en la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, que "probablemente haya buenas noticias, pero quién sabe".

Al hacer la declaración de emergencia, Trump puede sacar del presupuesto de defensa los cinco mil 700 millones de dólares que quiere para el muro, pero sentaría un precedente constitucional que no le conviene ni a demócratas ni a republicanos en el Capitolio.

"No solo no quieren darnos dinero para el muro, tampoco quieren darnos el espacio para detener a asesinos, criminales, narcotraficantes y traficantes de personas", dijo este mismo día Trump, quien también afirmó que evitar el nuevo cierre administrativo "depende de los demócratas".