Elecciones generales en España

Miércoles, 13 Feb, 2019

Tanto ERC como el PDeCAT han presentado sendas enmiendas que, de ser aprobadas, tumbarían directamente las posibilidades de aprobar las cuentas públicas de 2019 y pondrían en riesgo la continuidad de la legislatura. El Gobierno sigue sin tener los apoyos necesarios para sacar adelante las cuentas, aunque Pedro Sánchez no da muestras de querer claudicar y ha gastado la última bala que le quedaba, la del posible adelanto electoral que podría dejar a los independentistas fuera de juego.

El Gobierno de España vislumbra elecciones generales en su territorio con fecha tentativa entre abril y octubre de este año, evento que podría darse antes de los comicios europeos, de los llamados municipales y finalmente de las autonómicas.

El Ejecutivo provocaba este lunes una auténtica revolución con la filtración de una fecha: el 14 de abril.

Así de contundentes se han mostrado muchos de los usuarios que creen que es el momento de que Pedro Sánchez dé un paso al lado y convoque elecciones generales. Asimismo, ha acusado a los partidos de Pablo Casado y de Albert Rivera de contribuir a una "intolerable escalada de crispación" generada en los últimos días junto a la "formación política con la que dicen no compartir ideario pero por la que se están dejando arrastrar", en referencia a Vox.

Ese era el mensaje que se quería lanzar en un último intento de hacer recapacitar a ERC y PDeCAT, después de confirmarse la ruptura de las negociaciones la semana pasada y de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, siguiese tensando la cuerda al condicionar la tramitación de los PGE a que el Gobierno acceda a hablar de una votación sobre el futuro político de Cataluña, cosa que el Ejecutivo ha dicho que no hará. Los letrados de la Cámara han argumentado que no existían precedentes de que las enmiendas a la totalidad se hubiesen votado de una en una y que no había lugar teniendo en cuenta que todas ellas coinciden en el mismo objetivo, esto es, devolver los Presupuestos al Gobierno.

Este martes se inicia en el Congreso el debate de las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos.

Preguntado si el electorado catalán recibirá de buen grado que PDECat y ERC hayan unido su voto al de PP y Ciudadanos, que quieren la aplicación de un 155 profundo y prolongado, Campuzano opina que el electorado catalán está "preocupado por el 155, pero más preocupado por el juicio en el Tribunal Supremo". La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, será la encargada de defender las cuentas elaboradas por el gabinete de Pedro Sánchez que se enfrentan el miércoles a la temida votación.

Desde el partido gobernante, el PSOE, han lamentado los apoyos a las enmiendas, y han interpretado que el rechazo a los presupuestos es un voto contra "mejorar la vida de las personas", "fortalecer el Estado del Bienestar" o "dignificar a las clases medias y trabajadoras".

Lo cierto es que estos Presupuestos constituyen en sí mismos un abominable acto de deslealtad a la Nación y al conjunto de la ciudadanía para privilegiar a una Administración regional como la catalana, en abierto desafío al orden constitucional desde 2012. Para salvar su proyecto presupuestario los socialistas necesitan que los independentistas catalanes rectifiquen, retiren sus enmiendas de totalidad y voten también en contra de tumbar los Presupuestos.