Independentistas catalanes enfrentan una pena de 25 años de cárcel

Miércoles, 13 Feb, 2019

Además de los acusados que se presentarán en este juicio, hay otros siete que no se personaran porque se encuentran huidos de la justicia en el extranjero, entre ellos el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Así, en la querella de Fiscalía se habla de que la caída de los líderes independentistas "será muy dura", introduciendo juicios de valor políticos, y durante el tiempo de instrucción representantes del anterior Gobierno del PP han llamado "golpistas", "nazis", "cadáveres políticos" y "delincuentes" a los procesados, lo que a juicio del letrado supone un grave quebranto a la presunción de inocencia y una "perversión" de este derecho a través de los medios de comunicación.

El ex vicepresidente catalán y líder del partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, tiene el horizonte más complicado, ya que enfrenta un pedido de 25 años de cárcel como supuesto promotor de la rebelión.

Los separatistas, que tachan este proceso de "farsa", se manifestarán a las 19H00 (18H00 GMT) en Barcelona, la capital de Cataluña, región donde activistas radicales cortaron temporalmente la mañana del martes varias carreteras.

Los acusados son 12 y deben responder por su papel en la declaración de independencia unilateral en octubre de 2017, que se basó en los resultados de un referéndum celebrado pese a una prohibición constitucional. Eso demuestra que lo que hemos denunciado desde el primer día es un hecho probado: "es un juicio político", dijo.

El juicio comenzará con las cuestiones que planteen las defensas.

Los juristas están divididos en cuanto a si hubo violencia o no, hasta el punto que los abogados del Estado, que también ejercen la acusación, han presentado el cargo de sedición, que conlleva penas de reclusión de hasta 12 años, menores que en el caso de la rebelión.

Los nueve políticos en prisión provisional, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Dolors Bassa, Joaquím Forn, Carme Forcadell, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, han salido de las cárceles de Soto del Real y Alcalá Meco sobre las 7.30 horas y han llegado a la zona del Supremo poco después de las 8.00, las mujeres en un furgón y los hombres en otro.

Sánchez, con un gobierno en minoría, se encuentra en un callejón sin salida, después de romper su diálogo con los autonomistas.

Al juicio concurren tres acusaciones diferentes: la Fiscalía del Estado, la Abogacía del Estado y la acusación popular ejercida por el partido ultraderechista VOX.