Tenían encerrados a sus hijos en una jaula llena de excrementos — Horror

Jueves, 14 Feb, 2019

¡Perturbador! En Texas, Estados Unidos, un grupo de policías acudió a registrar la casa de Paige Harkins y Andrew Fabila tras recibir una denuncia de violencia doméstica por parte de uno de sus vecinos.

La pelea entre las dos personas fue lo que llevó a los oficiales a la casa rural, donde encontraron al hombre con cortes en la cara.

Oficiales del alguacil del condado de Wise descubrieron a cuatro niños desnutridos, en "condiciones deplorables", incluidos dos pequeños encerrados en una pequeña jaula para perro y con candado en una casa en el noreste de Texas.

La policía relata que dos niños fueron liberados de jaulas para perros mientras que los otros estaban manchados con excremento. Fabila tenía varios rasguños en su rostro cuando los policías hablaban con él, escucharon -a lo lejos- las voces de los niños sin imaginar lo que estaban por ver.

A pesar que la casa estaba completamente descuidada.

"Había mucha comida dentro del cobertizo, pero el refrigerador y los cajones estaban cerrados con llave para que los niños no pudiera alcanzarla", ha explicado el sheriff.

Funcionarios de bienestar infantil también investiga el caso e informaron que los jóvenes padres ya tenían antecedentes en relación al cuidado de sus hijos. Los niños fueron llevados al Centro Médico Cook Children en Fort Worth, pero una portavoz del hospital se negó a revelar sus condiciones. Mientras que "su recuperación psicológica será muy larga", dijo un especialista.

Paige Harkings, de 24 años y madre de los cuatro, enfrenta cuatro cargos por poner en peligro la vida de un menor, así como un cargo por asalto agravado.