Torres Vila asgura que el BBVA seguirá siendo un banco honesto

Sábado, 16 Mar, 2019

El empresario murciano, presuntamente espiado por el excomisario Villarejo a petición del BBVA durante el intento de asalto de Sacyr al banco en 2004 y 2005, ha criticado duramente la gestión de Francisco González al frente de la entidad, defendiendo una operación "que no fue política”".

Pese a las críticas de los accionistas, entre las que se encontraban las de los sindicatos con presencia en el banco, de Adicae, de una asociación internacional de pequeños accionistas, y de otros inversores, que hicieron referencia al caso Villarejo y a la pérdida de valor del banco en estos años, la junta general de accionistas de BBVA aprobó la reelección de Carlos Torres como consejero ejecutivo de la entidad con un 98% de votos a favor. Durante su intervención, Torres ha dicho que espera contar con la confianza de los accionistas para dar continuidad al proyecto del grupo, que quiere definir el nuevo modo de hacer banca que demanda y necesita la sociedad. Lo mismo que le sucedió a finales del año pasado a González, como presidente de BBVA. Y que amenazaba con volverse inmanejable para el consejo de administración. Ya no hay tantas premuras de tiempo como parecían existir hace apenas unos días.

Además, esto él lo hizo "in extremis", a menos de 24 horas de la junta de accionistas que se celebra el día de hoy. Curiosamente, observa El Correo, la elección del consejero delegado, el turco Onur Genç, ha merecido el apoyo del 99% de los accionistas. Pero Torres no ha desvelado detalle alguno sobre el resultado de la investigación que ha encargado la entidad a tres firmas externas -Garrigues, PwC y Uría-, con la que se trata de determinar el alcance de los trabajos realizados por Villarejo para BBVA y la implicación de los responsables del banco. Las informaciones obtenidas por esa y otras vías terminaron, aparentemente, en manos del expresidente del banco, Francisco González. "Más importante que hacer la investigación -ha matizado Torres, el sucesor de FG- es hacerla bien". La investigación interna durará "varios meses todavía", anticipó Torres. También se ha publicado que le encargó que espiara Luis Pineda, presidente de Ausbanc, y al constructor Fernando Martín, así como su presunta participación en el incendio del edificio Windsor de Madrid para destruir unos documentos comprometedores para González. Esa misma actitud fue la que le llevó a evitar cualquier iniciativa para retirar a Francisco González sus cargos honoríficos.

"Estamos colaborando activamente con la Justicia procurando siempre lo mejor para los mejores intereses del banco".

El que fuera presidente de Sacyr desveló que gran parte de las familias vascas vinculadas al antiguo BBV, las conocidas como el núcleo de Neguri, impulsaron junto a él la operación para controlar el banco en aquel momento.

Al ser un procedimiento judicial, Torres ha explicado que está sujeto a secreto, por lo que la entidad no puede revelar información referida al procedimiento, a lo que también está condicionada la información que pueda proporcionar sobre la investigación interna de BBVA.