Incidentes y tensión en una nueva marcha de los chalecos amarillos

Domingo, 17 Mar, 2019

Según encuestas, el apoyo de los ciudadanos franceses a la agrupación ha bajado radicalmente tras semanas de incidentes de orden público que hacen pensar que los denominados chalecos han perdido el rumbo.

"Mientras algunos grupos coreaban lemas anticapitalistas o antipoliciales, otros erigieron barricadas y saquearon tiendas de grandes marcas como Hugo Boss y Lacoste al grito de "¡revolución!".

A poca distancia de los escaparates destrozados, junto al Arco de Triunfo, otros manifestantes, muchos de ellos vestidos de negro y con capucha o casco en la cabeza, lanzaron adoquines a las fuerzas del orden, que respondieron con gases lacrimógenos y cañones de agua.

En los Campos Elíseos hubo comercios de lujo saqueados o incendiados, el histórico restaurante Fouquets acabó destrozado y, en una avenida cercana, el incendio de un banco obligó a evacuar todo el edificio, donde hubo once heridos leves.

Hasta ahora 109 personas fueron detenidas, según un último balance comunicado por la prefectura.

Aunque no está clara bajo qué forma continuarán las protestas después de la manifestación de este sábado, manifestantes como Van-Thanh Nguyen, francés de origen vietnamita que ha participado en 16 de las 18, asegura que seguirá luchando "hasta que las cosas cambien".

Así, para evitar los disturbios y la violencia que se observaron en varias manifestaciones, las fuerzas de seguridad pusieron en marcha un importante dispositivo policial. Según imágenes difundidas por las televisiones, otro grupo trató de atacar un camión de la gendarmería.

PROTESTA. En la famosa avenida Champs Elysees, en París.

Las movilizaciones de los "chalecos amarillos" comenzaron en noviembre para protestar contra la subida de los impuestos al diésel y en diciembre alcanzaron su punto álgido con las protestas contra la represión de las manifestaciones hasta el punto que Macron anunció un paquete de medias económicas para mejorar las condiciones de vida de la clase media y trabajadora. Varias figuras de este movimiento apolítico que se organiza en las redes sociales invitaron a sus simpatizantes a converger en la capital.

Maxime Nicolle, otro miembro destacado, prometió un día "memorable", "un fin de semana entre los más importantes desde el inicio de esta movilización".

Según las cifras del ministerio del interior, la semana pasada marcharon 28.000 personas en todo el país, es decir 10 veces menos que en el pico de las protestas en noviembre, cuando eran 282.000.

Presentada como un "ultimátum" a Macron, esta nueva movilización se produce tras una serie de debates en Francia con los que el gobierno esperaba canalizar la ira de los manifestantes y hacer emerger propuestas concretas.

Unos 5.000 agentes y seis vehículos blindados de la gendarmería están desplegados en la capital, donde hay también previstas otras manifestaciones como la llamada "Marcha del siglo" por el clima.