Confirman idea de llevar a ciudades santuario a inmigrantes

Martes, 16 Abr, 2019

"Debido al hecho de que los demócratas no quieren cambiar nuestras tan peligrosas leyes de inmigración, estamos en efecto, como se ha informado, considerando en serio (la idea de) colocar a inmigrantes indocumentados sólo en las ciudades santuario", escribió Trump en Twitter.

"Los demócratas han dicho una y otra vez que apoyan las fronteras abiertas, las 'ciudades santuario'".

"Ciertamente el presidente no desea mal, ciertamente no incita a la violencia hacia alguien", dijo Sanders al programa "This Week" de la cadena ABC News.

Trump "escuchó la idea y le gusta, y estamos viendo si hay opciones que lo hagan posible y haciendo una revisión completa", añadió.

El repentino respaldo de Trump a la propuesta pareció pillar por sorpresa a la Casa Blanca, que había dado esa opción por descartada poco antes, y ha forzado ahora al Gobierno a considerarla en serio.

El gobierno de Trump planteó la posibilidad de enviar a inmigrantes ilegales a ciudades santuario, aquellas que rechazan la deportación de indocumentados, como represalia por su negativa a implantar las medidas migratorias de la administración, reportaron medios locales esta mañana.

Varios demócratas de alto rango, incluidos los senadores aspirantes a la presidencia Bernie Sanders y Elizabeth Warren, criticaron el mensaje de Trump, afirmando que estaba incitando al racismo y la violencia contra Omar con su video.

Además, según informes de prensa, los abogados del Departamento de Seguridad Nacional han cuestionado la legalidad de la idea de trasladar selectivamente a los indocumentados a las "ciudades santuario", igual que hizo hoy el jefe del comité de seguridad nacional en la Cámara Baja, el demócrata Bennie Thompson.

Pero Trump defendió este sábado su "derecho legal absoluto de transferir" a los indocumentados que detiene a esas jurisdicciones, y arremetió en particular contra California.

Los opositores, en su mayoría en el Partido Demócrata, dicen que el plan de Trump de impulsar la construcción de nuevos muros en la frontera con México y sus denuncias casi diarias contra los inmigrantes bordean el racismo. Estas ciudades suelen limitar su colaboración con las autoridades federales de inmigración. Muchos de estos lugares tienen más recursos para ayudar a los migrantes a organizar su defensa legal para quedarse en Estados Unidos que ciudades más pequeñas, y algunas de las organizaciones pro inmigrantes más grandes del país tienen sedes en lugares como San Francisco, Nueva York y Chicago.