EEUU anunciará nuevas sanciones contra Venezuela, Cuba y Nicaragua

Miércoles, 17 Abr, 2019

John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente, planea hacer el anuncio este miércoles durante un discurso ante la Asociación de Veteranos de la Bahía de Cochinos en Miami, en conmemoración del 58 aniversario del ataque del 17 de abril de 1961 a Cuba por exiliados cubanos entrenados por la CIA.

"Mañana, Estados Unidos pondrá fin a unos 20 años de suspensiones del Título III de la ley Helms-Burton", dijo hoy martes un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, a un reducido grupo de medios, entre ellos Efe.

Esta ley ha sido prorrogada anualmente por todos los presidentes de EEUU desde la década de los noventa. La medida se da mientras la administración Trump continúa presionando al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, principal aliado de Cuba. La activación de la norma genera incertidumbre por las consecuencias para socios de Estados Unidos.

La ley de 1996 les otorga a los estadounidenses el derecho a demandar a las compañías, en su mayoría europeas, que operan hoteles, fábricas de tabaco, destilerías y otras propiedades que Cuba nacionalizó después de que Fidel Castro tomó el poder.

De igual forma, criticó que los tribunales pudieses aceptar demandas para reclamar propiedades que fueron expropiadas tras el triunfo de la Revolución. - La Comisión Europea ha amenazado por escrito al Gobierno de Donald Trump con una posible denuncia ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) si confirma su intención de reactivar las sanciones contra empresas europeas que tengan inversiones en Cuba.

El que fuera por años uno de los miembros más importantes del Buró Político del Partido Comunista, también dijo que la aplicación total de la Ley Helms-Burton por parte del Gobierno de los Estados Unidos supondría la "aniquilación total" de Cuba como país. No se prevé que la decisión del gobierno de Trump ahuyente a algunos de los principales inversionistas extranjeros, como la compañía francesa Pernod-Ricard, fabricante del ron Havana Club, o las cadenas hoteleras españolas Meliá o Iberostar, pero podría representar un enorme obstáculo para nuevas inversiones de compañías del exterior.

Pero desde la aprobación de la norma, los gobernantes estadounidenses han postergado la entrada en vigor de esa cláusula cada seis meses, para evitar problemas con países aliados que tienen empresas en la isla y que podrían ser objeto de tales demandas.

"Hay muchos países interesados en ayudar a que Venezuela se recupere pronto después de Maduro, pero no están interesados en librar una guerra económica contra Cuba", destacó Peters.