El capellán bombero que rescató la corona de espinas de Notre Dame

Miércoles, 17 Abr, 2019

Un sacerdote francés, que en 2015 ayudó a consolar a los heridos después del ataque terrorista en París, se convirtió ayer en el héroe del incendio de Notre Dame .

Patrick Chauvert, rector-arcipreste, reportó que están a salvo el par de objetos más importantes que albergaba la catedral: La Corona de Espinas y la Túnica de San Luis.

Cerca de las 8:00 pm, poco más de una hora del inicio del incendio, se derrumbó la icónica aguja de la catedral y las autoridades expresaron su temor ante la posibilidad de que se perdiera todo el edificio, incluidas algunas de las reliquias más sagradas de los católicos.

La reliquia de la corona de espinas colocada sobre la cabeza de Cristo antes de ser crucificado consiste en un anillo de juncos unidos por hilos de oro, con un diámetro de 21 centímetros, sobre los cuales se encontraban las espinas que fueron repartidas a lo largo de la historia por los emperadores bizantinos y los reyes de Francia.

"El padre Fournier es un héroe absoluto". No mostró ningún temor en absoluto, ya que se dirigió directamente a las reliquias dentro de la catedral y se aseguró de que fueran salvados.

Fournier, capellán del Cuerpo de Bomberos de París, se metió a la iglesia junto a un grupo de personas con el objetivo de salvar el Santísimo Sacramento y la corona de espinas de ser consumidas por las llamas. "Él trata con la vida y la muerte todos los días, y no tiene miedo", manifestó el servicio de emergencia local.

Este religioso, que supera la cincuentena, comenzó su ministerio sacerdotal en Alemania y luego se trasladó a Francia.

Y no es la primera vez que el sacerdote, que pasó siete años con las fuerzas armadas francesas (incluida una misión en Afganistán), sirve al pueblo de París durante una tragedia nacional.