'Imprimen' el primer corazón 3D del mundo con tejido humano

Miércoles, 17 Abr, 2019

El corazón ha sido hecho con "células y biomateriales que vienen del propio paciente".

Los investigadores tomaron tejido graso de un paciente y luego lo separaron en componentes celulares y no celulares.

La esperanza de los investigadores es que en un futuro no muy lejano, "dentro de unos 10 años", los pacientes que necesiten trasplantes puedan conseguirlos en laboratorios. Los materiales no celulares se convirtieron en un gel que sirvió como tinta biológica para la impresión, explicó Dvir.

"Un corazón de tamaño humano podría tardar todo un día en imprimirse y requeriría miles de millones de células, en comparación con los millones que se utilizan para imprimir estos mini corazones", dijo el investigador, aunque se desconoce si la impresora 3D masiva sería o no capaz de corazones que sean superiores a los humanos. "Ya se ha conseguido imprimir la estructura de un corazón en tres dimensiones antes, pero no con células y vasos sanguíneos", insistió. "Nuestros resultados demuestran el potencial de nuestro enfoque para la ingeniería de reemplazo personalizado de tejidos y órganos en el futuro", agregó. Las células se mezclaron con el hidrogel y luego se diferenciaron en células cardíacas o endoteliales (aquellas que recubren la superficie interior de los vasos sanguíneos y linfáticos) para crear parches cardíacos compatibles con el sistema inmunitario específicos para el paciente, completos con vasos sanguíneos y, en última instancia, un corazón completo con bioingeniería. Después del trasplante, pueden inducir una respuesta inmune que puede llevar al rechazo del tejido implantado.

Para crearlo, los científicos tomaron una pequeña biopsia de tejido graso de un paciente.

"La biocompatibilidad de los materiales de ingeniería es crucial para eliminar el riesgo de rechazo del implante, lo que pone en peligro el éxito de estos tratamientos. Los órganos que se necesiten serán impresos, totalmente personalizados para cada paciente", aseguran los investigadores israelíes, que insisten en que todavía falta para que esta técnica sea una realidad.

Dvir trabaja en el Laboratorio para Ingeniería del Tejido y Medicina Regenerativa, en la Facultad de Ciencias Vivas George S.Wise, de la Universidad de Tel Aviv.

Los órganos fabricados tienen un tamaño de unos 2,5 centímetros, similar al corazón de un conejo.

El doctor Shapira dijo a NoCamels que los científicos imprimirán en 3D corazones para estos respectivos animales de sus propios tejidos, después de lo cual realizarán trasplantes y comenzarán los ensayos clínicos.