Actualidad

Formas efectivas de mejorar la comunicación en el trabajo

mejorar la comunicación en el trabajo

Por razones completamente diferentes, en su oficina, al igual que en las relaciones personales, a menudo hay un corto circuito en la comunicación. Y los efectos de una mala comunicación pueden ser realmente terribles.

Ya sea que el problema recaiga en que las personas no hablan sobre algunas cosas, o que no escuchan con atención, a continuación presentamos algunos consejos efectivos para superar estos problemas de comunicación:

Reduce la velocidad

Si suena rápido y distraído cuando dice algo, la gente podría pensar que no le interesa o que se siente ofendido porque parece que no le importan. Si realmente tiene prisa, dele a la persona una breve explicación de cómo está muy ocupado actualmente, pero desea hablar más tarde, para que puedan contactarlo nuevamente o usted se comunicará con ellos.

Confirme que está en el mismo canal

Un caso común es una disminución de la comunicación porque alguien tiene suposiciones erróneas sobre alguien o algo que esperan que otros hagan y la comunicación se basa en esas suposiciones. Por ejemplo, un jefe o colega supone que ya sabe algo o que asumirá un determinado rol o responsabilidad, pero no lo sabe. En ese caso, es mejor indicar durante la conversación o la ruta de correo electrónico qué espera que haga alguien o cómo entiende lo que quiere que haga.

Hacer preguntas

Otra razón para los problemas de comunicación es que alguien no dice algo o no pide aclaraciones porque no quiere parecer estúpido; se siente avergonzado cuando se le pregunta o explica; quiere ser diplomático sin mencionar un tema que pueda avergonzar a otros. O tal vez la persona no quiere admitir que no escuchó o no entendió algo, y espera resolverlo más tarde.

Aquí uno debería tener un enfoque tal que la persona debería sentirse bastante segura y cómoda al hacer preguntas, incluso si él o ella piensa que debería saberlo. Por el contrario, si está seguro de algo igual o no está claro, pregunte. Si su jefe parece no estar disponible para usted, pregúntele a sus compañeros de trabajo. O trate de determinar lo que entiende e invite a la otra persona a llenar los vacíos en lugares que hablen sobre lo que se espera de usted.

Practique la escucha activa

La mala comunicación también se produce porque las personas no permiten que otros hagan preguntas o no escuchan con suficiente atención por sí mismas. Por ejemplo, el jefe hace preguntas a todos sobre qué hacer, pero no todos entienden. O bien, el empleado no escucha atentamente mientras da instrucciones. El consejo es asegurarse de que todos entiendan lo que acaba de explicar e invitarlos a hacer preguntas si algo no les queda claro. Otro enfoque es que alguien dé una breve descripción de lo que ha descubierto. Del mismo modo, si estás escuchando las instrucciones de alguien, mantente mentalmente presente para que realmente entiendas. Por ejemplo, ya puede imaginarse haciendo lo que la otra persona le está describiendo. Después de eso, si aún no ha resuelto algo, solicite un ejemplo o una aclaración.