Televisión

Kiko Rivera sigue mosqueado ¿Tendrá su tío Agustín algo que ver en la separación entre madre e hijo?

kiko-rivera

A pesar del acercamiento y reconciliación que parecía venirse entre Kiko Rivera y su madre, prometiéndose un encuentro personal, la situación actual es que Kiko sigue bastante cabreado.

El primer paso para aclarar las cosas vino de Isabel Pantoja, pero esto no ha logrado concretarse. “Tiene las puertas de mi casa siempre abiertas para venir y no ha venido”, dijo Rivera, refiriéndose a su madre.

Irónicamente, tal vez no sea pertinente un acercamiento si su madre no comprende en lo más mínimo sus problemas, a pesar de haberlo explicado en vivo por Sábado Deluxe.

Con el ánimo de servir como mediadora, Paz Padilla se puso en contacto telefónico con Kiko Rivera. Se trataba de un asunto que tendría que manejar sublimemente dado las sensibilidades que existen entre las partes. Aun así, Anabel Pantoja estaba por Skype de forma silenciosa.

Kiko Rivera está muy molesto

Es importante recordar que el origen de todo esto radica en la entrevista donde Kiko acepta haber sido infiel a su esposa, ya que pasaba por una fuerte depresión. Esto no fue bien concebido por su madre quien le hizo reclamo en vivo. No solo le reclamó sus acciones, sino que reprobó su actitud “lastimosa”

Cuando Paz aludió a Kiko a hablar con su madre, respondió “¿Tú que crees, que no lo he intentado?…

En tal caso, “Una madre no va a dejar de querer a un hijo, ni un hijo dejará de querer a su madre, pero estoy molesto, muchísimo, muchísimo, porque no me merezco que me estén diciendo…”

Aceptó, cabizbajo y humildemente, que algunas cosas eran verdad, como las infidelidades hacia su mujer. Pero cuando se decían que cosas no son verdad, de boca de su propia madre, pues, el dolor fue apremiante.

Luego se habló sobre la posibilidad de que su tío constituyera una fuerza de quiebre en la relación, pero a Kiko no le importaba.

En conclusión, el meollo del asunto reside en la necesidad de entendimiento sin caer en juicio de valores. Algo difícil cuando se trata de un hijo y su progenitora. Él ha demostrado su cariño, pero el regaño en público no lo perdona.

No es un problema de dinero

El DJ apunta que, si su madre cree que el problema fue generado por un déficit de dinero, está bien equivocada. “Yo me como mi comida todos los días, pagamos mi casa, el colegio y tengo para poder salir a cenar por ahí ¿Quién ha dicho que no tengo dinero?”.

El problema es que, cuando necesitó a su madre, ella no estuvo para él. Las opiniones de Anabel fueron neutras, pues, se trataba de su familia.

Dejar un comentario